Psicología Clínica y Deportiva

Cistina Ventura

 

Psicóloga clínica, de la salud y deportiva

La vida comienza con la infancia, etapa que comprende desde el nacimiento hasta los primeros signos de la pubertad, entre los 10 y 13 años. Durante esta etapa experimentamos cambios: nos salen los dientes, el cuerpo crece muy rápido, aprendemos a caminar, a hablar y a relacionarnos, entre otros.

La adolescencia es la etapa de la vida en que los niños se convierten en adultos y aproximadamente llega hasta los 18 y 20 años. De la misma manera que el cuerpo se transforma también se producen cambios en el comportamiento y se desarrolla la personalidad propia de cada uno.

Hacia los 20 años, para establecer una edad, comienza la edad adulta. Durante esta etapa los cambios físicos y mentales son más lentos. Los adultos pasan a ser autónomos y toman sus propias decisiones. Muchas personas forman una familia.

Y finalmente, la vejez, período en el cual, el cuerpo pierde fuerza, pero la persona es más sabia debido a la experiencia acumulada a lo largo de los años.

 

A lo largo de este cicló, la psicología, que va más allá de la ciencia de la mente y el comportamiento tiene mucho que decir. Y desde el Centro de longevidad, pensamos que cualquier edad es buena para trabajar cualquier aspecto de la vida, con el que no nos sentimos cómodos o nos ocasiona un problema. En este sentido, el objetivo terapéutico no será otro que ofrecer estrategias y herramientas vehiculares para acercarte a las soluciones y aprender que en definitiva si huimos de los problemas únicamente nos alejamos de las soluciones. Por tanto, mi objetivo no es otro que propiciar el cambio, y a menudo la clave para alcanzar este cambio, es pensar más eficazmente.

Por tanto, y tal y como dijo Kay Ash , M , "Nunca te rindas , porque nunca sabes si el próximo intento será el que funcionará "

 

 

Que te podemos ofrecer desde el centro de Longevidad?

Siguiendo con las etapas del ciclo vital, abordamos desde la evaluación, el diagnóstico hasta el tratamiento.

 

 

 

Psicología de la infancia

 

Durante la infancia es muy importante detectar características y rasgos de personalidad del niño/a que dificulten su bienestar pero también que le permitan desarrollarse y vivir en plenitud cuando sean mayores.

Con esta premisa, desde el centro de longevidad pensamos que es primordial concienciar y trabajar intensivamente con la mejora de habilidades, la estimulación de capacidades y el trabajo en las dificultades del niño para ayudarle a adquirir una buena autoestima y un trabajo para desarrollar una inteligencia emocional indispensable. Ofreciendo, para los casos con problemas relacionales un buen entrenamiento en habilidades sociales y autocontrol. Elaborando siempre un plan terapéutico individualizado para cada niño.

Partiendo de esta base, en el centro de longevidad se podrán abordar los siguientes aspectos:

 

  • Trastornos del desarrollo
  • Déficit de atención con o sin hiperactividad
  • Problemas y conflictos escolares
  • Rendimiento escolar
  • Trastornos de conducta
  • Problemas relacionales: agresividad, timidez, inseguridad.
  • Fobias
  • Tristeza
  • Ansiedad
  • Somatizaciones
  • Problemas con la alimentación
  • Trastornos del sueño
  • Problemas relacionales entre hijo y padres
  • Separaciones de padres
  • Duelo
  • Conflictos

Entre otros.

 

Psicología de la adolescencia

 

El trabajo con adolescentes se centra en los cambios, tanto mentales como corporales. Consideramos que después de la infancia, etapa crucial en la vida, psicológicamente hablando, la edad más delicada e importante es la de la adolescencia porque es en ésta donde se instauran y consolidan los rasgos de personalidad. En este sentido, es clave, el abordaje psicológico para trabajar la consolidación o rectificación de estrategias de afrontamiento y habilidades vitales así como consolidar creencias basadas en buenos valores, ayudar al chico/a a rodearse de un buen entorno y consolidar una buena autoestima. Cualquier dificultad o trastorno trabajado en esta etapa puede evitar la cronificación o repetición en la edad adulta.

 

En este estadio, se pueden trabajar aspectos tales como los siguientes:

  • Trastornos y problemas de ansiedad (Ansiedad generalizada, crisis de ansiedad/Ataques de Pánico, Fobias y miedos específicos ( hablar en público, volar, animales,...), fobia social/ Timidez, estrés ( laboral, familiar, de cuidadores, vital... ).
  • Trastornos y problemas del estado de ánimo (depresión, tristeza, distimia y bajo estado de ánimo, baja autoestima, desilusión, apatía y desmotivación, duelo - duelo patológico,...
  • Trastornos y problemas de alimentación (Sobre ingesta compulsiva / atracón, Anorexia, Bulimia).
  • Trastornos de personalidad.
  • Trastornos y problemas del sueño: alteraciones del sueño, insomnio, pesadillas.
  • Trastornos psicosomáticos (expresión de problemas emocionales a través del cuerpo )
  • Problemas escolares - académicos: Estrés -ansiedad, miedos, Bullying , desmotivación / burn -out, fatiga - bajo rendimiento, insatisfacción - tristeza, problemas de relación, conflictos .
  • Problemas familiares
  • Problemas de pareja
  • Crisis Vitales.
  • Víctimas de abusos físicos y sexuales.
  • Víctimas de accidentes de tráfico.
  • Adicciones (ludopatía, internet, tabaquismo).
  • Algunos de los tratamientos que se ofrecen son ;
  • Entrenamiento en habilidades sociales.
  • Entrenamiento en inteligencia emocional y autocontrol.
  • Entrenamiento en relajación y respiración.
  • Control de la ira.
  • Entrenamiento en resolución de problemas y preocupaciones.

 

Psicología del adulto

 

La etapa adulta es la más larga de la vida y por lo tanto es en la que, por probabilidad, se nos pueden manifestar más momentos de bienestar y sufrimiento y algunos de los cuales pueden convertirse en un trastorno o problemática grave, provocando un gran deterioro de nuestra felicidad y creando un riesgo de cronificarse. Es por este motivo que es primordial ponerse en manos de un profesional o equipo para minimizar, mejorar o prevenir dificultades y trastornos emocionales para tener una buena calidad de vida.

En esta etapa, algunos de los rasgos que se pueden abordar son similares a los de los adolescentes, ampliando sin embargo, el repertorio de problemáticas.

Algunos de ellos son:

  • Trastornos y problemas de ansiedad (Ansiedad generalizada, crisis de ansiedad / Ataques de Pánico., Fobias y miedos específicos (hablar en público, volar, animales,...), fobia social / Timidez , estrés (laboral, familiar, de cuidadores, vital... ) .
  • Trastornos y problemas del estado de ánimo ( depresión , tristeza , distimia y bajo estado de ánimo , baja autoestima , desilusión , apatía y desmotivación , dolo - duelo patológico , ...
  • Trastornos de personalidad.
  • Trastornos y problemas de alimentación (Sobre ingesta compulsiva / atracón, Anorexia, Bulimia).
  • Pérdidas, conflictos y separaciones: Ayuda y asesoramiento en resolución de conflictos, en pérdidas, rupturas y enfermedades.
  • Repercusiones psicológicas debidas a enfermedades o situaciones de salud (enfermedades orgánicas (cánceres, minusvalías,...), afrontamiento de operaciones, estrés del cuidador, dolor crónico  (Fibromialgia,...), aceptación de cambios de vida tanto de los pacientes como para las familias.
  • Trastornos y problemas del sueño: alteraciones del sueño, insomnio, pesadillas.
  • Trastornos psicosomáticos (expresión de problemas emocionales a través del cuerpo)
  • Problemas escolares - académicos: Estrés -ansiedad, miedos, Bullying , desmotivación - burn -out, fatiga-bajo rendimiento, insatisfacción - tristeza , problemas de relación, conflictos .
  • Problemas familiares
  • Problemas de pareja
  • Problemas laborales / académicos (estrés, ansiedad, miedos, moobing, burnout, insatisfacción, tristeza, bajo rendimiento, problemas relacionales, conflictos,...)
  • Crisis Vitales.
  • Víctimas de abusos físicos y sexuales.
  • Víctimas de accidentes de tráfico.
  • Adicciones (ludopatía, internet, tabaquismo ) .

 

 

Psicología de la vejez

 

Y finalmente la psicología aplicada a la vejez, con el objetivo de otorgar a la persona una mejora de la calidad de vida, ayudándolas a saber envejecer.

Se ha demostrado una elevada prevalencia de trastornos mentales en los ancianos. Estos trastornos pueden ser tratados de forma óptima , orientando, creando programas de ayuda para la persona mayor, programas de estimulación cognitiva, programas para tratar la depresión o mejorar el insomnio con diferentes técnicas y así conseguir mejorar la calidad de vida , individual y familiar .

Algunos de los tratamientos que se ofrecen desde el centro de longevidad son los siguientes:

  • Programas de estimulación cognitiva y de la memoria.
  • Tratamientos para la ansiedad, el estado de ánimo bajo, la depresión.
  • Conflictos sociales.
  • Afrontamiento de situaciones como la jubilación, la enfermedad, la dependencia, la muerte, la pérdida y el duelo.
  • Tratamiento de la repercusión psicológica del dolor - enfermedades.
  • Evaluación y tratamiento de los trastornos psicosomáticos.
  • Terapia de pareja.
  • Terapia familiar.
  • Asesoramiento personal.
  • Crecimiento personal.

Metafóricamente hablando, buscamos la mejor de las recetas, y por ello , queremos buscar contigo aquellos ingredientes que nos aporten una vida plena y feliz . Proyectando un cambio de vida en aquellos aspectos que actualmente nos hacen daño y no nos dejan evolucionar y ver el gran abanico de posibilidades que nos ofrece la vida.

Te animas a buscar conmigo estos ingredientes?

 

 

Psicología del deporte

 

Desde el Centro de Longevidad también se ofrece una psicología aplicada al deporte.

Pese muchos hemos oído hablar de la importancia de la Psicología Deportiva en la consecución de las metas deportivas, pocos son los que de verdad aprovechan esta disciplina y este recurso para conseguir esta finalidad. Un entrenamiento psicológico permite a los deportistas obtener un plus en su rendimiento, y así, estar más cerca de sus metas deportivas.

La psicología del deporte es la rama de la Psicología que estudia los procesos psíquicos y la conducta de las personas durante la actividad deportiva. Esta ciencia aplicada, busca conocer y optimizar las condiciones internas del deportista para conseguir sus objetivos.

La afirmación "mens sana in corpore sano", nos confirma que mente y cuerpo están íntimamente ligados. Pensamientos, emociones y ejecución deportiva, forman un circuito que alimenta mutuamente, de modo que la ejecución deportiva y el rendimiento, se verá afectado si no somos capaces de controlar nuestra mente y lo que sentimos.

Nuestra mente nos lidera, ya que manda, coordina, ordena,... es la responsable de nuestros éxitos y fracasos. Tanto en los entrenamientos como en las competiciones, los deportistas están sometidos a variables como el estrés, la presión, el cansancio, la frustración,..., variables que si no aprendemos a controlar, con toda probabilidad, acabarán por controlar los deportistas.

 

Por suerte, la Psicología puede ofrecer recursos como la autoconfianza, el ensayo mental o práctica en imaginación, la focalización de la atención, el establecimiento de objetivos, etc., Que se han proclamado como optimizadores del rendimiento del deportista.

 

Desde el centro de longevidad y a través de esta especialidad ofrecemos:

  • Ayuda psicológica para contribuir a que una persona adulta adquiera y mantenga el hábito de hacer ejercicio físico con continuidad.
  • Efectos psicológicos del deporte en los niños y los adolescentes.
  • Estrategias psicológicas que puede utilizar un entrenador para influir más favorablemente en el funcionamiento de sus deportistas.
  • El entrenamiento psicológico de los deportistas de competición para que sean más capaces de manejar el estrés relacionado con su actividad, afrontar mejor las situaciones más adversas y aumentar sus posibilidades de rendimiento.
  • El asesoramiento a los directivos para que adopten medidas organizativas que ayuden a funcionar mejor a los deportistas.
  • Y el asesoramiento a los padres de los deportistas jóvenes para que la experiencia deportiva sea gratificante y formativa en lugar de estresante y perjudicial.